La industria vasca suspende en SEO

Lo cual no sorprende, dado el carácter conservador y de ir a piñón fijo que caracteriza a buena parte de nuestras empresas. Pero sí decepciona comprobarlo. Basta tomar cualquier catálogo sectorial, como los que editan las Cámaras de Comercio, e ir visitando páginas web de diversos ramos: calderería, máquina herramienta, componentes del automóvil, etc. Si tienes Firefox es fácil hacer la prueba: Control+U para ver el código HTML de la página web. Intenta localizar las etiquetas de título, descripción, keywords -todo ese material del que los buscadores se sirven para clasificar y posicionar el material disponible en la red-, y si encuentras alguna avísame, porque yo seré el primero en alegrarme. Muchas de las páginas de los productores industriales vascos ni siquiera están preparadas para visualizarse a través de dispositivos móviles. En Marketing Industrial podría pensarse que el SEO no tiene tanta importancia como en los sectores de consumo. Al fín y al cabo nuestra clientela está compuesta por un número muy reducido de grandes casas a las que conocemos, y que nos conocen. Una optimización de nuestra página web para facilitar su búsqueda por usuarios potenciales en motores como Google o Bing parece un esfuerzo redundante. Nada más lejos de la realidad. Vamos a ver por qué:

En primer lugar, nada es como era. Los clientes que te conocían y a los que conocías ya no están ahí. Muchos de ellos han quebrado durante la crisis, otros han sido absorbidos por conglomerados, o simplemente lo dejaron. Y los que quedan posiblemente están desarrollando nuevas líneas de producto que a lo mejor ya no son compatibles con tu area principal de negocio. Recíprocamente, por el lado de la oferta tienes un mayor número de competidores que hacen lo mismo que tú, pero a un coste menor. No los ves porque están lejos, en los países de Europa Oriental, en Turquía, en China. Pero el efecto de esta oferta adicional se hará notar, porque estamos en un mercado global. Y si el mercado global, eso significa que las empresas no solo venden globalmente: también tienen una política de compras global. Con un SEO eficaz, ayudamos a unos mercados cambiantes en sus tareas de seguimiento y recogida de información. Y eso siempre es bueno para proveedores y clientes. Más aun: necesario e inevitable, ante un panorama de cambio tecnológico constante y competitividad brutal como el de nuestro tiempo.

Volviendo a la página web que al principio examinábamos con nuestra combinación de teclas Control+U, intentemos buscar  etiquetas que estén en otros idiomas que no sean castellano o inglés. Apenas las hay. La mayor parte de nuestras exportaciones industriales van a parar a los países del entorno continental europeo, sobre todo Francia y Alemania. Resulta ingenuo suponer que un directivo alemán, cuando está buscando en el extranjero algo que necesita para su línea de fabricación, lleva consigo un diccionario de Español para buscar términos como “troquel de prensa”, “máquina de corte” o “calderería”. Por el contrario, introducirá en Google serán palabras incomprensibles como “Presswerkzeug”, “Schleifmaschine” o “Kesselschmied”. Y Google le llevará hasta aquellos fabricantes que se hayan tomado la molestia de introducir las etiquetas correspondientes en su código HTML. Pero esos fabricantes no estarán en Euskadi, sino en Polonia o la República Checa.

Por supuesto hay también razones de imagen. ¿A quién hará más caso un director de compras francés que esté desarrollando una línea de outsourcing en el extranjero? ¿A un proveedor que a finales del siglo XX hizo su web corporativa en Galeón y desde entonces la ha dejado ahí con un número de teléfono y un email, o a otro que la tiene optimizada para carga rápida, con un diseño claro adaptable a todo tipo de terminales (PC, portátiles, tablets, móviles) y un SEO eficaz en los idiomas de todos los países a los que exporta?

Podríamos seguir argumentando en esta línea, pero no hace falta. A estas alturas ya nos habremos dado cuenta de que el tema es más importante de lo que parece. Teniendo en cuenta el papel que la ciudadanía y las instituciones asignan a la industria vasca como factor crucial en nuestra recuperación económica -algunos hablan incluso de un proceso de reindustrialización-, está claro que un SEO defectuoso puede tener repercusiones macroeconómicas, en términos de puntos de PIB, puestos de trabajo e ingresos de las administraciones públicas. Ante esta perspectiva los elevados costes de desarrollo no deberían asustar a ningún empresario, ya que es más alto el valor de lo que se pone en juego al no hacer nada.

Share on Facebook12Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn32Pin on Pinterest0Email this to someone
Patxi Lázaro

Patxi Lázaro

25 Años trabajando para la industria como traductor técnico, intérprete de técnicos de montaje y en reuniones de negocios. Puedo ayudarte a establecer contacto con clientes, inversores y asociados industriales, mediante una búsqueda específica en Internet, bases de datos públicas y otros canales.

Deja tu comentario